El césped artificial se puede instalar sobre cualquier superficie plana, compacta, nivelada y sin rugosidades, pudiéndolo disfrutar en cualquier superficie que usted pueda imaginar, por ejemplo:

Jardines particulares, comunitarios o de empresas.
Terrazas o balcones particulares
Terrazas de bares, restaurantes, hoteles.
En decoración de escaparates, ferias, discotecas y  casinos.
En la vía pública, rotondas, medianas de carreteras y zonas no transitables.
Zonas de ocio infantil: guarderías y parques infantiles.
Si decidimos instalar el césped artificial en zonas de tierra natural, tendremos que preparar previamente una capa drenante de grava y arena, para evitar encharcamientos o formaciones de barro, y luego compactar, para proceder después a su instalación.

En baldosas u hormigón se puede instalar directamente, siendo recomendable primeramente, reparar las baldosas rotas o que tienen movimiento, o posibles grietas producidas por el paso del tiempo.

En suelos para usos deportivos se emplea hormigón, asfalto o grava de base porosa, según el uso que se le dé.

El césped artificial está técnicamente dotado de un buen sistema de evacuación de agua. El backing[1]tiene pequeños agujeros a través de los cuales el agua penetra fácilmente hacia la capa inferior.

[1]El backing (base donde se inserta la fibra sintética), determina la capacidad de drenaje. El césped de Verdalia tiene una de las más altas del mercado: 60 litros/m2 por minuto.

La instalación del césped artificial varía según el tipo de suelo (terreno o pavimento) donde se vaya a colocar, por ello, es recomendable consultar La Guía de Instalación.

La instalación de césped sintético no es complicada, pero requiere técnica y práctica, sobre todo en terrenos que precisan una preparación previa exhaustiva. Por este motivo, recomendamos que la instalación la realice un instalador profesional. Nuestro césped puede ser disfrutado durante más de 10 años, sería una lástima realizar una inversión en un césped de calidad y que por culpa de una mala instalación se acortarán los años de uso.

Sin embargo, cuando el césped esté destinado a zonas pequeñas como terrazas, áticos o balcones, la instalación la puede realizar uno mismo siguiendo los consejos de La Guía de Instalación

El césped artificial se fija al suelo de dos formas distintas.  Sí la instalación se realiza sobre terreno natural, se utilizarán clavos, grapas o piquetas.  En cambio en pavimentos o baldosas, el césped se fijará mediante con cola o cinta adhesiva.

El césped artificial está fabricado con fibras sintéticas que raramente producen alergias por contacto, por lo que las personas que sufren alergias primaverales pueden disfrutar de su césped sin problemas.

El césped artificial está fabricado con fibras sintéticas que raramente producen alergias por contacto, por lo que las personas que sufren alergias primaverales pueden disfrutar de su césped sin problemas.

Nuestro césped tiene entre 8 y 10 años de garantía de permanencia del color.

La garantía de la instalación está a cargo del instalador y es por ello que insistimos en recomendar que la instalación la haga un profesional certificado por Verdalia, sobre todo en aquellos casos en los que se requiera una preparación exhaustiva del terreno.

De forma general el mantenimiento del césped artificial es mínimo. Periódicamente basta con retirar con un rastrillo las hojas que se acumulen encima, y con una manguera limpiar el polvo o restos orgánicos.   Anualmente se recomienda una aplicación de herbicida (sólo en terrenos naturales), un cepillado y un recebado (1kg/m2 de arena aproximadamente).

Como ya hemos comentado, nuestro césped, tiene una garantía de 10 años, pero nuestra experiencia nos confirma que, con un adecuado uso y mantenimiento del mismo, la vida útil de nuestro césped puede alargarse muchos años más.

El césped artificial es ignífugo, desde el punto de vista de que no produce llama en caso de aplicarle alguna fuente de fuego, no la propaga y es auto extinguible.

El césped artificial está fabricado con fibras sintéticas (100% polietileno) aptas para el uso doméstico y exentas de toxicidad.

La inversión inicial puede parecer elevada, pero será recuperada en poco tiempo.  Los siguientes datos refuerzan esta afirmación:

Ahorro del 98% del agua necesaria respecto a la cantidad equivalente para mantener la misma superficie de césped natural. En un jardín de unos 100 m2podemos conseguir un ahorro de 140.000 litros de agua por año.

La utilización de césped artificial elimina la necesidad de usar abonos, pesticidas.

Reducción drástica de las horas de mantenimiento. Ello puede evaluarse de dos formas distintas. Beneficio a nivel personal, sí el mantenimiento lo realizamos nosotros mismos o beneficio económico si tenemos el servicio contratado a una empresa de mantenimiento.

Resulta interesante familiarizarnos con algunos de los términos que frecuentemente se utilizan para calificar partes y formas de medir del césped artificial:

Fibras sintéticas:Constituyen la parte visible del césped y es el resultado del polímero con la forma geométrica determinada.
Altura:Es la altura de las fibras desde el backing hasta la punta. Hay algunos fabricantes que las miden sin el backing, en este caso habrá una diferencia de 2mm. La altura recomendada para uso en jardines es de 35mm.
Galga:Es la distancia que hay entre las filas de cosido de las fibras, normalmente es de 3/8 de pulgada, pero también puede ser de 5/8, 3/4,… dependiendo de la fibra y finalidad de la instalación.
Puntadas:Son las inserciones que hay en cada línea de cosido de césped. Se mide en puntadas por metro lineal. Juntamente con la galga nos dan las puntadas por m2. A priori, cuantas más puntadas significa mayor calidad, aunque un número excesivo de puntadas podría tener un efecto negativo para algunos usos.
Backing:Es la base donde se inserta la fibra y donde se determina la capacidad de drenaje. El backing utilizado por Verdalia es de doble capa para minimizar el efecto de dilatación.
Latex o Poliuretano:son los componentes más comunes para la unión de las fibras con el backing evitando el arrancado de las mismas. Los dos componentes cumplen con creces todos los requisitos necesarios para un acabado de calidad. No es un factor determinante a la hora de escoger un césped sintético.
Verdalia para facilitar la identificación de sus productos, incluye en el nombre la altura y el número de puntadas.  Por ejemplo, en el modelo de césped artificial Bermuda Carpet 35-14, el primer número indica 35 milímetros de altura y el segundo número, es decir el 14, quiere decir que este producto tiene una densidad de 14.000 puntadas/m2.

Las fibras son las briznas verticales del césped artificial. Depende del uso que le vayamos a dar será más apropiada una altura mayor o menor.  Por ejemplo, el modelo  Bermuda Carpet 35-14 (altura: 35 mm) es ideal para cualquier zona, piscinas, jardines, terrazas.  En cambio el Bermuda Carpet 30-12 (altura: 30 mm) se adapta perfectamente a zonas menos exigentes manteniendo la misma tonalidad, recuperación y suavidad del Bermuda Carpet 35-14.

Desde luego que no. La confección del césped artificial se realiza de forma equivalente a un tapiz. La base del mismo, denominada backing, es tansólida que los topos no pueden perforarla. Además, normalmente en la instalación se incluye una malla geotextil que hace todavía más impenetrable nuestro césped.

No. Las fibras artificiales utilizadas en la confección del césped en ningún caso pueden desteñir.

El césped instalado en el exterior normalmente recibe los efectos del sol durante gran parte del día.  Verdalia garantiza el color de su césped durante 10 años, asegurando que no se crearán zonas de diferente coloración en una misma instalación.

Las mascotas pueden jugar y correr tranquilamente por el jardín o terraza, sin que afecte al césped artificial.  Además, la ausencia de productos químicos tales como abonos o pesticidas, hacen más recomendable este tipo de césped para la salud de nuestros animales, sobre todo perros.

Respecto a las deposiciones y micciones de las mascotas, sólo deberán limpiarse por motivos de higiene, ya que éstas no dañan las fibras del césped.

El agua con cloro de la piscina no afecta al césped artificial ya que se encuentra muy diluido.  Sin embargo, se ha de tener cuidado, durante las tareas de mantenimiento de la piscina, de que el cloro, sin diluir,  caiga directamente sobre el césped ya que es un producto abrasivo y podría dañar la superficie del mismo.